¿Por qué Kirsten?

Debemos ir más allá de solo derrotar al presidente Trump, tenemos que restablecer la integridad moral del liderazgo estadounidense.

Estamos en un punto de inflexión en la historia de nuestro país, y todos tenemos que decidir a dónde iremos desde aquí. Kirsten cree que frente a la división y el odio, necesitamos un movimiento enraizado en la compasión y la valentía.

Con el campo sólido y emocionante de candidatos que se postulan para la nominación demócrata, ¿por qué Kirsten es la mujer ideal para el trabajo? Debido a lo que ella es, lo que ha logrado y por quienes lucharía como presidente.

Ella tiene el coraje de asumir luchas difíciles y hacer lo correcto.

Kirsten nunca ha desistido de luchar por lo que es correcto, sin importar la entidad fuerte que se encuentre en su camino, o si llega a herir susceptibilidades.

Tiene el registro más fuerte contra Trump en el Senado, y ha votado en contra de más candidatos judiciales y para el gabinete que cualquier otro senador. Se negó a retroceder, incluso cuando otros se doblegaron, ya sea para proteger a los Soñadores y mantener unidas a las familias inmigrantes, para cuidar a los socorristas del 9/11 o para defender los derechos reproductivos y a Planned Parenthood.

Para Kirsten, las políticas que ayudan a las familias trabajadoras y a las mujeres son una prioridad, no un asunto secundario. En cada Congreso desde 2013, ha presentado la Ley de Licencia de Seguro Médico y Familiar (FAMILY Act, en inglés), la cual crearía un programa nacional de licencias remuneradas para todos los trabajadores. También ha luchado a favor de los servicios asequibles de cuidado infantil, educación preescolar universal, salario mínimo de $15, remuneración equitativa para trabajos similares, y la Ley MOMS para reducir la mortalidad materna. Estas políticas beneficiarían a todas las mujeres y ayudarían a revertir las injusticias en contra de las mujeres de color.

Kirsten no tiene miedo de ser la líder en lo que respecta a un tema, si es lo correcto, incluso si es políticamente inconveniente o difícil. Ha liderado la lucha para conseguir la justicia y la rendición de cuentas para los sobrevivientes de agresión sexual, en nuestros militares, en los campus universitarios y en el Congreso. Nunca ha titubeado en enfrentarse a aquellos que están en el poder, desde el Pentágono y las principales universidades hasta el presidente Trump y su propio partido, a fin de defender a las mujeres y a los sobrevivientes.

Desde su primer día en la Cámara de Representantes, Kirsten ha tomado pasos históricos para incrementar la transparencia en el Congreso. Se comprometió a no tomar viajes financiados privadamente, y fue la primera persona del Congreso en hacer públicas sus reuniones oficiales. Fue criticada por rebelarse contra las convenciones de Washington, pero en vez de echarse atrás, fue más allá y también hizo públicas sus solicitudes de fondos e información financiera personal. En el Senado, escribió y obtuvo la aprobación de la Ley STOCK, la cual finalmente hizo ilegal que los miembros del Congreso, sus familias y su personal se beneficien de la información privilegiada y las actividades comerciales. Siempre ha creído que el Congreso es responsable ante los estadounidenses, y no ante intereses especiales o donantes, y que ningún funcionario electo debe estar por encima de la ley.

A raíz de la crisis económica de 2008, Kirsten fue prevenida de no oponerse a la bolsa de Wall Street, cuando era congresista de Nueva York. Sin embargo, votó en contra del rescate bancario dos veces y apoyó la Ley Dodd-Frank. Sabe que muchas de las grandes ideas y las luchas más importantes (promulgar un Green New Deal [acuerdo sobre el cambio climático], detener la violencia con armas, conseguir Medicare para todos, reducir los costos de los medicamentos de receta, frenar la codicia corporativa y enfrentar el racismo institucional) van a requerir confrontar a las industrias poderosas, los intereses monetarios y los grupos de presión. Ella nunca ha desistido de ese reto y nunca lo hará.

En 2010, Kirsten fue líder en el esfuerzo para derogar la política de “Prohibido preguntar, prohibido decir”, y finalmente se permitió que las personas LGBTQ presten servicio abiertamente en nuestras fuerzas armadas. Actualmente, sigue luchando a favor de los derechos de los miembros transgénero del servicio militar contra los ataques intolerantes y contraproducentes.

Une a las personas y brinda resultados.

Encontrar puntos en común no significa comprometer sus valores. Kirsten ha trabajado tenazmente para crear el consenso en torno a las políticas progresivas y sensatas que hacen una diferencia para las familias.

Kirsten ha resistido el dominio de los partidarios de las armas en el Congreso, con lo cual ha sido calificada con “F” por la NRA, y ha unido a los demócratas y los republicanos para avanzar en la legislación para reducir la violencia con armas. Su proyecto de ley para hacer que el tráfico de armas sea un delito federal e impedir que las armas caigan en las manos de delincuentes peligrosos, terroristas y maltratadores, es una de las únicas piezas recientes de legislación sobre la prevención de la violencia con armas que ha obtenido el apoyo bipartidista.

Después de años de inacción del Congreso, mientras los socorristas y los supervivientes del 9/11 se enfermaban y morían por causa de la exposición a toxinas de la Zona Cero, Kirsten asumió la lucha para obtener atención médica e indemnización para nuestros héroes. Como senadora, en su primer periodo obtuvo de forma tenaz el apoyo para su proyecto de ley de ambos partidos y consiguió su aprobación por unanimidad.

Kirsten es una líder eficaz porque sabe cómo gobernar. Está dispuesta a trabajar con cualquier persona para que las cosas se hagan en materia de las políticas importantes, como trabajar con el senador Ted Cruz en la legislación contra el acoso sexual.

Kirsten ha enfrentado adversarios poderosos anteriormente, y los ha vencido contra todos los pronósticos. En su primera postulación para el Congreso, Kirsten escogió competir contra el congresista republicano titular en un distrito con una mayoría republicana de 2-1. Su campaña se basó en valores progresistas, incluso por los estándares de hoy (Medicare para todos y salir de Irak), y ganó. En 2012, en su primera elección para el Senado desde que fue designada, ganó la mayor proporción de votos en la historia de Nueva York, supero incluso al presidente Obama. En 2018, fue una de solo tres senadores de los EE. UU. que superaron a los Demócratas de la Cámara de Representantes en sus respectivos estados.

Kirsten es la candidata adecuada para enfrentar al presidente Trump, porque puede unir a las personas y ganar. Ella irá a cualquier lugar para luchar por sus valores y las causas progresistas y aun así ganar en los distritos azules, violetas y rojos. En 2018, ganó el 52 % de los votos en los condados que habían votado por Trump en 2016, y obtuvo en total 18 condados de los que habían apoyado a Trump.

Escucha y lidera con compasión.

El principio rector de Kirsten como líder es que desempeñar un cargo por elección es un servicio público. Cree que nuestros líderes son enviados a Washington para ayudar a la gente, y si eso no está en el centro de lo que hacen, no merecen ocupar el cargo. Como solía ser el caso para el comandante en jefe, su prioridad siempre será lo que esté en el mejor interés del pueblo estadounidense, y si llega a equivocarse, estará dispuesta a decirlo.

Kirsten cree que nuestros mayores problemas se derivan de los líderes que no escuchan o no atienden a sus electores, ya que tienen obligaciones con los intereses especiales que financian sus campañas en lugar de aquellos a quienes representan. Es por eso que ella no recibe ningún dinero de los PAC corporativos ni de grupos de presión federales, y no quiere un súper PAC individual. Quiere restaurar el poder en nuestra democracia para el pueblo de este país, y así es como está llevando a cabo su campaña.

Uno de los primeros actos de Kirsten como senadora de Nueva York fue el encuentro con las madres de Brooklyn que han perdido sus hijos en tiroteos, para ver de primera mano el inimaginable dolor causado por la epidemia de violencia con armas de nuestra nación. Ha luchado ferozmente a favor de medidas sensatas sobre la seguridad con las armas, tales como las verificaciones de antecedentes universales, cerrar las brechas, detener el tráfico de armas y prohibir las armas de asalto.

Kirsten sabe que es necesario que tengamos una conversación franca acerca de cómo el racismo institucional en nuestro sistema de atención médica, educativo y de justicia penal, y en nuestra economía, afecta a las personas de color, generación tras generación. También cree que las personas blancas tienen la responsabilidad de compartir la carga en la lucha para desmantelar el racismo y ampliar las oportunidades. Ha estado comprometida con amplificar las voces que han sido ignoradas o silenciadas durante demasiado tiempo en la lucha continua por la igualdad de derechos y justicia, incluidas las luchas a favor de los derechos reproductivos, los derechos sobre el voto, la justicia penal y la reforma de inmigración.

Apoye a Kirsten

Impulce esta campaña.

No recibiremos ni un centavo de PACs corporativos ni cabilderos federales — dependemos de donantes de base como usted. Done ahora y juntos le devolveremos el poder al pueblo.
2020 Gillibrand T-shirt
Compre en la tienda